06 febrero 2008

Finales abiertos para mentes cerradas

Intenté girar el sentido de mis palabras para convertir este dilema en una historia en la que ustedes pudiesen elegir su propio final (de ahí su título) para yo poder sacar conclusiones; sin embargo es algo complejo, debido a mi falta de tiempo y a la lógica que ello requiere.

Me han cazado con la lección no aprendida, y ahora estoy perdido. Pasa el tiempo, más rápido que nunca y yo trato de calmarlo, hacerle entender que quiero vivir esta etapa de la vida para después guardarla en frascos y vivir de la miel de sus recuerdos:

Junio 2008, tengo que decidir cuál va a ser mi futuro profesional y ¿por qué no?, mi futuro como persona. Por suerte, tengo la disponibilidad económica de irme a estudiar fuera, al país con el cuál siempre he soñado, barras y estrellas. Sin embargo, ahora que se ha planteado seriamente la oportunidad (ya no como un sueño de esos que sabes que nunca se van a cumplir) me ha cambiado la cara de felicidad y el miedo se divierte conmigo. Tantas cosas en las que pensar que un par de noches desvelado no han sido suficientes.

Pienso: -"mmm, el mejor país para estudiar ingeniería informática, lo que siempre he querido ser, aunque mis padres no estén de acuerdo ("es una carrera complicada", "hay que estar actualizado continuamente", "la vida de un programador es solitaria", "dependes de una maquinita", "haces miles y miles de cosas que al final no son reconocidas", "es una carrera devaluada"....), y me veo allí dentro de 5 años, con mi carrera acabada, siendo bilingüe y siendo ya una persona completamente independiente y autosuficiente, teniendo mundo y un sueño cumplido."- mi cara brilla de esperanza y convicción, pero siempre hay un pero cuando pienso: -"por otra parte, es irme a un país extranjero, con un idioma que a pesar de tenerlo bastante dominado nunca va a ser como un país de mi habla, a estudiar una carrera que ya de por sí es algo nuevo para mí, en otro idioma, con otra gente, sin nadie que al sacar un 3 me pegue un par de gritos pidiéndome que me ponga las pilas, ni nadie que cuando saque un 8 me diga: "sigue así..."; y ahora me lleno de dudas, si tengo dudas es porque no era realmente mi sueño... ¿pienso sacrificar toda mi vida familiar por una carrera que incluso puede que no sea capaz de afrontarla? , ¿como no voy a ser capaz de afrontarla?, hay gente que se ha lanzado a la aventura con menos que yo, y sin embargo ha salido adelante... claro que puedo !!"-

De esa forma se produce un bucle del que no puedo salir, veo los pros y las contras, veo lo bueno y lo malo, sin embargo no veo cuál de las dos inclina la balanza... ¿Me voy?, ¿Me quedo?, ¿Estudio ingeniería informática?, si me quedo ¿Habré desperdiciado una oportunidad de oro?, si me voy ¿Por qué intenté una cosa que siempre me quedó grande y no puedo afrontar?...

¿Sí? ¿No?. Ustedes, querido jurado, deciden...

4 comentarios:

Azul dijo...

Los unicos que podemos decidir sobre nuestro destino, somos nosotros mismos.

Y ya lo dice la frase más trillada, "si te has de arrepentir, que sea de algo que hiciste y no que dejaste de hacer"

Un biko ;)

DGP dijo...

Todo se puede pero para que se pueda hay que quererlo. La verdadera pregunta es ¿Quieres?

El Gaucho Santillán dijo...

"Las locuras de las que más se arrepiente el hombre, son aquellas que no osa cometer."

Y si no, comprate una bola de cristal, (por internet, venden!)
Saludos

Blue dijo...

quien no se arriesga no cruza el r�o..suerte.
besos
Blue