04 octubre 2007

Realidad onírica

Que grata sorpresa me he llevado cuando la peor de mis pesadillas y mi sueño más esperado he visto realizado. Una bella criatura por mi recuerdo nunca olvidado ha pasado la noche dormitando a mi lado.

Una rotura inoportuna de un objeto inadecuado me llevó de vuelta a sus brazos. Después de una tensa aparición, coloqué el dichoso objeto en su rincón, nos miramos con sentimientos aprisionados y desaparecí una vez más de su lado.

Por doquier solo pensaba en ella y bajando las escaleras me acordé de una taberna que estaba cerca. Bebí tequila, un chupito detrás de otro y sin perder la memoria pero olvidándome de la compostura, me decidí a decirla lo que me tortura.

Subí torpe y apresuradamente las escaleras y cuando golpeé su puerta mis palabras fluyeron libres con el viento. Sin miramientos salía de mi boca el primer sentimiento. Quiero dormir a tu lado, sin arrepentimientos ni atrevimientos, solo dormir como enamorados.

Con muchas dudas en la cabeza ella aceptó por misericordia y pena. No nos desnudamos, tan solo nos fundimos en un abrazo y finalmente el amanecer me ofreció un regalo. Despertarme con su mirada y una caricia enamorada.

5 comentarios:

"Aquel chico..." dijo...

El valor del amor. Importante doctrina para aquellos que vivimos según nuestro corazón y no según nuestra razón, aunque sabemos que los extremos nunca son buenos. Aún así, supero mis miedos en esta tarde, en la que me encuentro como siempre defraudado por el mundo. Y no se trata de las nubes del otoño, la culpa es de la gente, la gente es culpable de sus pecadores y de sus inocentes. Somos libres de elegir y gracias a ello existe el fracaso y la derrota. Si no tuvieramos ese delicioso sabor a saber que somos libres en decidir, no existia el mal.

Un placer volver a leerte. Yo sigo buscando inspiracion.

Gracias

Darilea dijo...

La próxima vez, que sea sin que el tequila guíe tus palabras.
:-) Me ha gustado lo que has escrito.
Y el despertar un delicioso desayuno.
Besitos.

Anónimo dijo...

Me ha gustado lo que has escrito
Es delicioso cuando un sueño se transforma en realidad.

DGP dijo...

La razón y el corazón, sentimientos contra razonamientos. Cruel lucha que acontece en lo más profundo de uno mismo. Guerra interminable donde las batallas son ganadas indistintamente por uno de los bandos.

Gracias a todos, siento que se acerca la hora en que la razón y el corazón firmen la paz ¿para siempre?

cieloazzul dijo...

Dormir abrazados como enamorados...
que mejor manera de recibir el día...
y la vida!!!
beso, beso querido DGP